Fiscalidad reducida y bono rural energético, entre las exigencias para la supervivencia de los pueblos

Foro de Sigüenza despoblación

Más de 500 personas, entre ellas, empresarios, agricultores, ganaderos, profesionales de diversos sectores, jóvenes y personas mayores, han fijado soluciones meditadas y realistas para garantizar la supervivencia de los pueblos y luchar contra la despoblación y el envejecimiento de los mismos en el  Foro de Desarrollo Rural ‘Pueblos con futuro’ celebrado el 13 de diciembre en Sigüenza (Guadalajara).

Las medidas han sido recogidas en el denominado ‘Manifiesto de Sigüenza’, un decálogo que pretende conseguir el apoyo y el compromiso de administraciones, empresas de servicio, asociaciones y colectivos nacionales, regionales y provinciales para poder llevar a la práctica las pautas y soluciones que “pongan fin a la situación crítica por la que atraviesan muchos territorios de España”.

Entre las soluciones que contempla el Manifiesto de Sigüenza se encuentran que se reconozca la singularidad y las particularidades jurídicas específicas del medio rural y se modifique la financiación de las corporaciones locales teniendo como factor evaluable la despoblación, y garantizar un mejor suministro eléctrico, de telefonía y de Internet, con un bono rural del 25% sobre la energía consumida y contratada.

El Manifiesto también alude a la necesidad de fijar un complemento económico del 25% sobre el salario para los empleados públicos que fijen su residencia en municipios rurales y que se refleje como mérito en el baremo, porque “así se evitaría la provisionalidad y vacantes en el medio rural”. En este sentido, califica de urgente el incremento de efectivos de la Guardia Civil en los territorios rurales.

Otras de las soluciones recogidas en este decálogo contra la despoblación es reservar una lámina mínima del 40% de los embalses de cabecera y adoptar medidas medioambientales en el cauce del Alto Tajo y Medio, porque el agua es fundamental para el desarrollo, crea riqueza y fija población.

El ya denominado ‘espíritu de Sigüenza’ apela también a que la Ley de Ordenamiento del Territorio y de la Actividad Urbanística (LOTAU) desarrolle un reglamento específico que atienda las necesidades del mundo rural y que por ejemplo permita la instalación de empresas sin que haya polígonos industriales.

La producción en la zona rural supone un coste más alto debido al encarecimiento del transporte de las materias primas y de la salida de productos una vez fabricados. Por eso, en el Manifiesto de Sigüenza se exige una reducción en la fiscalidad para el trabajador y para la empresa, la aplicación de un IVA al 0% en los productos de primera necesidad y de un 7% al resto.

El decálogo de Sigüenza se completa con la petición de bonificación del 50% en la cuota de autónomos rurales y ayudas a la creación de empleo incrementadas en 150% sobre el resto; la implementación de la cotitularidad de las explotaciones agrarias; el apoyo a los productos locales y de temporada con un etiquetado obligatorio para productos agroalimentarios como la miel, y que el medio rural tenga los servicios, recursos y oportunidades comparables al medio urbano estableciendo una carta de prestación de servicios básicos.

Los responsables de los cinco Grupos de Desarrollo Rural de la provincia alcarreña, Vicente Hita, presidente de ADAC; Esperanza Magán, presidenta de Adasur; José Manuel Latre, presidente de ADEL Sierra Norte; Jesús Ortega, presidente de Fadeta, y Jesús Alba, presidente de Molina de Aragón-Alto Tajo han rubricado este manifiesto, que supone “un punto de partida en el camino contra la despoblación que debe extenderse al resto del territorio nacional”.

Las primeras personas en recibir este decálogo han sido el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el presidente de la Diputación Provincial de Guadalajara, José Manuel Latre, que asistieron al acto de clausura del evento.

Emiliano García-Page recalcó que “desarrollo rural no significa subdesarrollo” y ha manifestado que 4 de cada 5 habitantes del planeta daría lo que fuera por vivir en nuestros pueblos. El presidente regional coincidió con los organizadores en que es necesario abordar el problema de la gestión poblacional y hacerlo con una estrategia, pero ha advertido que “no hay estigmatizar más el medio rural”.

Por su parte, José Manuel Latre, señaló que “los pueblos no deben ser utilizados como lugar de servicio” y ha apuntado que “la primera apuesta por el desarrollo rural es vivir en los municipios” y apeló a la unidad de todas las administraciones para trabajar por el medio rural.

El I Foro de Desarrollo Rural de la provincia de Guadalajara ‘Pueblos con futuro’, que se celebró en el Parador Nacional de Sigüenza, fue organizado por los cinco Grupos de Desarrollo Rural de la provincia de Guadalalajara (ADAC, Adasur, ADEL Sierra Norte, Fadeta y Molina de Aragón-Alto Tajo) junto con Nueva Alcarria. Asimismo, han  colaborado la Red Castellano Manchega de Desarrollo Rural (Recamder), la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Diputación Provincial de Guadalajara, CEOE-Cepyme, la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Guadalajara (APAG), la Federación Provincial de Asociaciones de Comercio y Servicios de Guadalajara (FCG) y Eurocaja Caja Rural Castilla-La Mancha.

¿Cómo podemos ayudarte?